jueves, 5 de octubre de 2017

Un monstruo viene a verme (Reseña).




Título: Un monstruo viene a verme.
Título original: A monster calls.
Autor: Patrick Ness



Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.


Maliciosa, divertida y conmovedora, Un monstruo viene a verme nos habla de nuestra dificultad para aceptar la pérdida y de los lazos frágiles pero extraordinariamente poderosos que nos unen a la vida.



Un monstruo viene a verme es una novela de corte juvenil que mezcla suspenso, drama y fantasía para abordar uno de los temas más complejos y, a su vez, fascinantes en la historia de la humanidad: la muerte y todo lo que ella involucra.

Patrick Ness nos regala en esta novela una narrativa impecable, personajes que se van  descubriendo poco a poco y situaciones reales que se van abriendo paso en la psique del lector haciéndolo vulnerable, consciente y participe de la historia.

Desde las primeras páginas se va creando una atmosfera de tristeza y dolor casi poética que va absorbiendo a sus personajes y al lector. El autor traza un camino sin salida en línea recta y el lector sabe desde el inicio cual es el final de este trayecto, se puede intuir, lo que no sabe es lo realmente complicado que será llegar a ese punto final, los contratiempos que se presentarán en el camino y sobre todo lo mucho que cambiará en este viaje. Un monstruo viene a verme es una novela muy fuerte que nos humaniza y nos prepara para enfrentar aquello que nos asusta, nos ayuda a entender que el dolor es inevitable pero no invencible y que la vida se debe vivir al cien, sin filtros, sin miedos, sin máscaras, sin mentiras, sin secretos.

Uno de los grandes atractivos de la historia, como expresión artística, son sus personajes principales. Conor es un niño valiente y retraído que acompaña a su madre en el doloroso tratamiento experimental que se le subministra para combatir el cáncer que amenaza con quitarle la vida. Conor entiende mucho más de lo que aparenta, sabe que el estado de su madre es sumamente grave y que hay una posibilidad muy alta de que pierda la batalla, sin embargo, se aferra a una realidad alterna en la que las cosas salen bien, tal vez como método de protección o tal vez porque realmente desea que sea así. A pesar de su corta edad, Conor ha pasado por cosas fuertes y complicadas y esto le ha forzado a madurar prematuramente, siempre lo vemos como un chico triste y vacío, cansado y desesperanzado pero muy consciente de sus actos y de las repercusiones que estos pueden traerle a su madre y a su entorno.

El monstruo se presenta ante Conor como una visión nocturna que bien podría ser una terrible pesadilla o peor aún una intimidante realidad que, sin embargo, no representa una amenaza para el chico ya que como él mismo dice, tiene cosas más importantes en las que pensar. El monstruo insiste en contar tres historias que Conor se rehúsa a escuchar, en cada una de ellas se oculta un mensaje que prepara el camino para una cuarta historia, una que él deberá contar y que, según el monstruo, representará su verdad, esa verdad que oculta debajo de todas esas capas que ha construido.



Como mencionaba anteriormente, uno de los temas principales en la novela es el miedo a perder a un ser querido, o bien perderse a sí mismo, sin embargo, se pueden encontrar otros temas y mensajes igual de fuertes e importantes, temas como el perdón y el olvido, el aprender a desprenderse de aquello que nos hace daño, el enfrentar nuestros miedos pero hubo en particular uno que me llamó mucho la atención ya que es un tema recurrente en mis momentos de introspección, hablo de esa teoría que dice que los seres humanos no somos cien por ciento buenos o cien por ciento malos, que hay diferentes gamas y niveles y que muchas veces nuestras acciones son reflejos, escudos o impulsos para defendernos de nosotros mismos. La manera en la que se plantea este tema es a través de una de las historias que el monstruo le cuenta a Conor, en ella se perfila a un supuesto villano, sin embargo, al final de la misma el monstruo cuestiona ¿quién era realmente el villano? ¿Qué lo llevó a cometer dichos actos? ¿Fue justo el castigo? Las respuestas quedan en el aire y eso es algo que aprecio mucho  porque es ahí donde entra tu criterio como lector y, dependiendo el estado de ánimo en el que te encuentres o las situaciones de vida por las que estés pasando, tomarás lo que necesites de este mensaje y lo llevarás a la práctica.

Un monstruo viene a verme es una novela importante, profunda, elocuente y emotiva, muy emotiva. Es una mezcla de emociones tan fuertes que te destruye y a la vez te construye con piezas nuevas, más resistentes y de mejor calidad. Un monstruo viene a verme es como un abrazo cálido y fuerte que te protege y acompaña hasta el final.


Como un plus, la novela tiene ya su adaptación cinematográfica la cual, en mi opinión, funciona como una extensión de la obra por lo que, si no la han visto, les recomiendo mucho que lo hagan después de haberlo leído ya que es bastante fiel al libro y te podría arruinar algunos momentos importantes que se deben experimentar al cien. 



¡Los leo pronto!


4 comentarios:

  1. Desde hace tiempo le tengo ganas a este libro, pero nunca me había animado a leer reseñas para no crearme falsas expectativas, pero tu reseña ya me dejó con muchas ganas de leerlo porque se ve que es el tipo de libro profundo que te hace pensar y creo que eso se agradece un montón. Espero ahora sí conseguirlo y echarle el ojo.
    Te mando un abrazote. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Te amo, Roli.

    No creo leer el libro, pero muy por seguro veré la película algún día de estos.

    ResponderEliminar
  3. Fuck, no había querido pasar por tu blog porque sé que lo que lees siempre atrapa mi atención y me frustra mucho no poder leer tanto como me gustaría porque mi mente anda por lugares muy random estos días. Ahora no sé con cual de tus recomendaciones intentar salir de ahí. Te odio.

    Nah, a quien engaño, te amo <3

    ResponderEliminar

  4. Me he topado de casualidad con tu blog y como este libro lo he leído creo que has hecho de él una reseña perfecta. Te felicito.
    Cierto es que no he visto la película y que puede que incluso, en este caso, me atrajera más esta. Sin embargo, no por ello digo que el libro no se preste a despertar unos sentimientos tan profundos como los que mencionas.
    Bien es cierto que me costó empatizar con el personaje, por el simple hecho de que fuera un niño. Un niño que de corta edad tiene que madurar prematuramente. Básicamente podría decirte que no me puse nada en su piel. Sí que comprendí el momento por el que estaba atravesando con su madre, pero no pude entender una serie de actitudes que tenía como por ejemplo huir despavorido en busca del monstruo que creo que se presenta como una figuración literaria. Creo que la función del monstruo era la de despojar al niño del miedo y hacerle aún más consciente, si cabe, de lo que le ocurrirá tarde o temprano a su madre. Además de querer que se le quite la culpa que se ha autoimpuesto a sus espaldas.
    La abuela también me calló fatal. No la soportaba. Trataba a Conor como un adulto, cuando no olvidemos que es un niño que de forma obligada ha tenido que madurar y su infancia ha pasado por sus ojos a penas sin poder percatarse de ella.
    En definitiva, un libro que Patrick Ness nos transporta a una situación por la que no nos gustaría que ningún niño cercano a nosotros tuviera que atravesar pero que nos enseña una realidad diferente a la que hemos podido vivir nosotros en nuestro entorno.
    ¡Un saludo! Nuevamente buena reseña ;), espero pasarme por aquí asiduamente.

    Etérea

    ResponderEliminar