domingo, 12 de junio de 2016

Un mundo feliz (Reseña).




Título: Un mundo feliz.
Título original: Brave new world.
Autor: Aldous Huxley.
Editorial: Editores Mexicanos Unidos.



Bernard Marx vive en un mundo ideal, donde cada persona está clasificada según las aptitudes que le son asignadas antes de nacer por la dirección de crianza y acondicionamiento. En Norte América, existe una reserva salvaje, donde los humanos aún habitan sin restricciones. Tras una visita de Bernard a esta reserva, llevará consigo a un "salvaje" de la reserva, quien se sentirá totalmente fuera de sitio en esta organización "perfecta". Una novela desconcertante, que te llevará a preguntarte si la sociedad ideal puede realmente existir y a qué precio.


Aldous Huxley nos plantea en esta obra una mundo perfecto en la que las relaciones sociales no tienen importancia, los valores y la espiritualidad han sido removidos por lo tanto los sentimientos de miedo, culpa, rechazo o vulnerabilidad simplemente no existen. Las personas son condicionadas desde su nacimiento para jugar un rol perfecto en dicha sociedad de manera que nunca se sentirán frustrados o insatisfechos, han sido programados para desempeñar tareas especificas y son felices con eso. Todo esto y mucho más se nos explica al inicio del libro con una narrativa en tercera persona, lenta y llena de detalles que, sin embargo, no puedes dejar de leer pues son tan solo las bases sobre las cuales se desarrollará la historia y la construcción de los personajes.

Una vez que se nos ha explicado todo esto pasamos a conocer a nuestros personajes principales, en este caso la historia gira en torno a Bernard, un Alfa (Máximo estatus social) que tiene inquietudes, dudas y deseos de experimentar nuevas emociones. Nada de esto, por supuesto, es aceptable, ni siquiera imaginable ya que como dije antes los humanos aquí son condicionados con métodos meticulosos, sin embargo, incluso eso está contemplado pues existe una isla a donde son enviados los seres que se atreven a cuestionar el sistema pues no quieren arriesgarse a un despertar colectivo que colapse el orden y la estabilidad emocional de los demás.

Tenemos también a John o Mister Salvaje. Este chico ha nacido en la reserva salvaje de una madre "civilizada" por lo que tiene ese conflicto de identidad, esa sensación de no pertenecer a ninguno de los dos bandos. Por azares del destino, John termina en el mundo civilizado y todo lo que ve ahí le causa conflictos emocionales muy fuertes y aquí es donde se presenta la mejor parte de la historia y de este personaje, o por lo menos así fue para mi. John descubre que las historias que su madre le contaba sobre este universo no son tan emocionantes después de todo, considera que los humanos que habitan ahí son seres reprimidos y que la felicidad que se les ha asignado no es más que un espejo para disimular el control total al que son sometidos.

Evidentemente esta obra es una crítica social muy eficiente que te dejará con más preguntas que respuestas, uno de esos pocos libros. Por otro lado cuestiona nuestra condición de humanos, nos hace preguntarnos si la moral que rige nuestras vidas es justa para todos, si debe ser modificada, si debemos ceder y adaptarnos o luchar para cambiarla. Nos plantea, en pocas palabras, que la imperfección es un estado de gracia en equilibrio y que el mínimo cambio puede alterarla por completo.

La felicidad que se les ha impuesto a los humanos que habitan este universo es casi absoluta e inquebrantable. Tiene sus bases en la estabilidad, estabilidad en muchos sentidos, por ejemplo el sexo no es un tabú, ellos pueden intimar con cuantas personas quieran  sin el temor a ser juzgados como pasa en nuestra sociedad, las mujeres pueden prevenir o interrumpir embarazos en el momento que lo deseen, las cargas laborales son justas y el esfuerzo que se les pide en dichas tareas son mínimas de manera que no puedan sentir fatiga en ningún momento, la muerte es un proceso inevitable y se evitan todo el misticismo y el drama que nosotros le damos, no creen en ninguna religión por lo tanto no les acompleja la moral, no hay cielo ni infierno y no hay vida eterna. Eliminando todos estos tabúes ¿Quién no podría vivir feliz?

La obra nos plantea también un choque cultural entre los "Civilizados" y los "Salvajes" haciendo evidente el contraste entre unos y otros, lo interesante aquí es que a pesar del tiempo transcurrido entre la publicación de la obra y nuestra época actual el lector podrá sentirse identificado en algunos aspectos con ambos grupos sociales, es decir, mantenemos muchas de las características que el autor le otorga a los salvajes pero también algunas de las que poseen los civilizados. Tenemos por ejemplo el uso de la tecnología que va rompiendo poco a poco los vínculos sociales y la convivencia física; por otro lado mantenemos nuestras aficiones hacia lo espiritual aceptando sus restricciones como bases de un comportamiento socialmente aceptable. Podríamos decir que estamos en la mitad de un proceso de cambio y que la teoría de Huxley podría no ser muy lejana a una futura realidad. La pregunta es ¿Es necesario dicho cambio?

La historia, cuyos detalles omitiré para no arruinar su experiencia como lector, va evolucionando gradualmente y el lector se irá involucrando cada vez más con los personajes y las diferentes perspectivas de la vida que estos nos van mostrando. El desenlace me pareció una de las cosas más sobresalientes de la novela, estuve debatiendo conmigo mismo tratando de formular una opinión justa sobre este suceso y me parece haberlo encontrado.

Puedo asegurarles que Un mundo feliz ha sido, sin duda, una de las mejores obras que he leído este año, que me ha llenado de emociones y sobre todo de reflexiones que siguen llegando a mi todas las noches. Soy de esos lectores que siempre buscan un mensaje oculto dentro de sus lecturas, un aprendizaje que me ayude a construir una mejor versión de mi mismo y debo decirles que este libro lo ha conseguido, me ha dado material suficiente para seguirme desvelando algunas noches más.

Por último me gustaría invitarlos a leer una reflexión que escribí sobre este tema al que he llamado Cambios y perspectivas y lo he publicado en mi blog personal.



Hasta aquí la reseña de esta semana, espero que les haya interesado y por  favor no te vayas sin dejarme tu opinión sobre este libro, cuéntame  ¿Le darás la oportunidad? ¿Ya la leíste? ¿Qué opinas de la obra y de su autor?

¡Los leo pronto!

8 comentarios:

  1. No descarto leerlo algún día.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Holaa!! Muchisimas gracias por seguirme y ser parte de mi blog! También quiero agradecerte por el comentario en el blog de María. Me gusto mucho tu reseña, había escuchado del libro pero nunca tan a profundidad como este. Me ha gustado mucho tu reseña y lo que dices acerca de el sentimiento de cuándo un libro te deja algo profundo, a mi también me pasa. Lo anotaré en unas de mis lecturas obligatorias para este verano.
    Saludos!
    Max.

    ResponderEliminar
  3. Hace años que tengo ganas de leerlo... y es que este tipo de distopías me encantan, y suponen una crítica brutal a un montón de cosas. A ver cuando me animo. Gracias por la reseña.

    Besooos!!

    ResponderEliminar
  4. No hes muy mi estilo este libro, como sabrás Roli, pero con tú reseña me ha llamado algo la atención, tal vez algún día le de una oportunidad. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Un clásico que lleva años en mi lista, tengo que leérmelo pero ya por la parte crítica que plantea. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  6. Hola! La verdad es que me ha llamado muchísimo la atención. Nunca antes había oído hablar de este libro, pero desde luego que me lo voy a leer :) Un abrazo y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  7. #PorquéLeerALosClásicos creo que me tengo que dar una relectura proximamente

    ResponderEliminar
  8. Es de mis libros favoritos. Sufrí tanto con John, pobrecillo. Aunque el final me encantó y en general me malviajé por un par de semanas cuando lo leí.

    Eso sí, para cómo va el país, yo también exijo mi ración de soma para poder mantenerme feliz.

    ResponderEliminar